Buscar

PROCESO ELECTORAL RD 2020

Por el Lic. Juan Amparo

7/7/2020

A raíz de la caída del régimen de Rafael Leonidas Trujillo Molina, ocurrida el 29 de noviembre de 1961, con la salida definitiva de la familia del dictador, nuestro país pasó por todo un proceso de luchas internas en un período de luchas internas que terminaron en el año 1966, con la instauración del gobierno conocido como los “doce años de Balaguer”.  

Es a partir de 1966, cuando la República Dominicana inicia otro ciclo de luchas por la democratización del país que implicó todo un proceso de transición a través de ese gobierno de doce años hasta llegar al gobierno de los ocho años (1978-1982) encabezado por el Partido Revolucionario Dominicano, en el cual se acelera la democratización del país, visto desde el punto de vista del respeto a las libertades públicas, hasta volver nuevamente con Joaquín Balaguer (1986-1996), en cuya oportunidad éste realizó un gobierno totalmente distante del citado período de los doce años.  En esta ocasión Balaguer mantuvo la línea de respeto a las libertades públicas, con el único la oscuro (desde el punto de vista político) que tuvo en el año 1994, cuando se vio obligado a recortar su mandato en dos años, producto de la crisis electoral de ese año y cuyo gobierno concluyó en el año 1996.

Así las cosas, la República Dominicana se ha mantenido en un constante proceso de luchas electorales y de crecimiento institucional, con la creación de leyes e instituciones políticas que han logrado dar a los dominicanos un Estado más funcional, concentrado en buscar la mejoría de los servicios que presta.

Es decir, desde el año 1966 hasta nuestros días en este año 2020, la nación dominicana ha tenido la oportunidad de participar soberanamente en todos los procesos electorales en el tiempo y la forma establecidos en nuestra Constitución.  Esto significa que el pueblo dominicano goza de una gran estabilidad política, como quizás, no goza ningún otro país en toda América Latina.

El recién terminado proceso electoral que hemos vivido, a modo de evaluación, es el resultado de un proceso de desgaste característico de los gobiernos que experimentan dos o más períodos consecutivos en el poder.  Pero además es también el resultado o consecuencia de todas las prácticas malsanas de los actores políticos en el gobierno, las denuncias y prácticas y escándalos de   corrupción, los procesos judiciales contra funcionarios del gobierno inconclusos, el despilfarro en el gasto público por parte de los funcionarios del gobierno, del derroche de recursos por parte del candidato oficialista en este torneo electoral,  entre otros factores que están a la vista, forman el conjunto de elementos que fueron provocando un hastío en la población votante y que dio como resultado una derrota humillante que inició en el proceso electoral del 06 de febrero, en las elecciones municipales y que concluyó este pasado 05 de julio con las elecciones presidenciales y congresuales.

Este desgaste y todas sus implicaciones, es la razón principal del cambio aplicado por los dominicanos en el escenario político y gubernamental. Pero además tendríamos que agregar la arrogancia de las autoridades gubernamentales, lo cual llevó a esa población votante a patrocinar ese cambio del que hoy somos testigos.  Otra razón que podríamos agregar es el mismo proceso interno vivido en el partido de gobierno, su conducta y manejo frente a la población, fue un indicativo de la necesidad de ese cambio, dado que en nuestro país está demostrado que cuando un partido en el gobierno termina dividiéndose, también termina fuera del gobierno, tal y como acaba de ocurrir con el Partido de la Liberación Dominicana.

En cuanto a lo que se espera en el futuro, las expectativas de la población; los dominicanos saben o sabemos que no podemos hacernos ilusiones muy esperanzadoras con las nuevas autoridades, dado que en la opinión popular era muy común escuchar la expresión “estamos cambiando a unos malos por otros malos”, o “vamos a cambiar unos ladrones por otros ladrones”, entre otras expresiones que dejan de manifiesto que el pueblo dominicano, quien conoce la trayectoria política y su manera de conducirse cuando han tenido (bajo otras siglas) la oportunidad de gobernar, sabemos que no podemos cifrar todas las esperanzas en estas nuevas autoridades.

Sin embargo, para seguir hablando de lo que se espera,es bueno saber que hoy el Estado Dominicano cuenta con instituciones jurídicas y políticas con las que no contaba en los tiempos en que una vez fueron gobierno.  Hoy tenemos instituciones como el Consejo Nacional de la Magistratura, el Tribunal Constitucional, Tribunal Superior Electoral, el Tribunal Superior Administrativo, una constitución fortalecida, y leyes adjetivas, además de las leyes orgánicas de estas instituciones que, todas juntas, garantizan un control sobre los gobernantes, una garantía para el ejercicio de los derechos fundamentales y una protección del Estado para cada ciudadano, en lo que se llama un verdadero Estado de Derecho, tal y como está planteado en nuestra Carta Magna.

En conclusión, las nuevas autoridades saben que están obligadas a una buena actuación, porque tendrán encima los ojos de cada dominicano.

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

PARAMETRIZACION (Resolución 26-2009 de la DGII)

Resolución 26-2009 de la DGII, sobre la no retención en lo que respecta a Transferencias Electrónicas de una cuenta de un mismo cliente en diferentes bancos. Hace unos días navegando por la pagina de

 

(809) 621-8521 o (849) 255-9442

©2020 by A&J Asociados. Proudly created with Wix.com